Con un Estadio Emilo Martín lleno de seguidores, el Rugby Tartessos de Huelva se conjuró para llevarse la victoria aunque el esfuerzo fue más duro de lo esperado ya que en frente el Costa Almería saltaba con los mismos planes y a punto estuvo de logarlo. Pero jugar en casa es siempre un punto a favor tanto moral como anímicamente y los linces utilizaron la baza.

Saltaron los dos conjuntos decididos a llevarse la victoria si bien el primero en golpear fue el equipo oriental tras un golpe de castigo a favor que supieron transformar sin opción a la duda otorgando los primeros 3 puntos del partido que fueron al marcador visitante en el minuto 11.

Con el resultado en contra, los chicos de Carmen Gracia y Álvaro Doctor intentaron volcarse arriba y presionar para lograr entrar en la zona de ensayo si bien el Costa Almería no se lo permitió y la primera parte concluía con la victoria momentánea del conjunto visitante.

Ya en la segunda parte, el marcador no tardó en moverse tras un nuevo golpe de castigo en el 55 a favor del equipo almeriense que les otorgaba otros 3 puntos y una mayor seguridad y tranquilidad que se vio reflejada en el juego sobre el césped donde comenzaron a dominar algo más; si bien el XV del lince solo tardó 5 minutos en reactivarse y volver a engancharse cuando en el 60 el Tres Cuartos Manuel Ramírez “Rama” que había entrado instantes atrás desde el banquillo lograba ensayar y despertar el júbilo en el estadio de la Diputación de Huelva. Sin embargo, los onubenses no lograron transformar el tiro a palos y se quedaban con 5 puntos y aún por detrás en el marcador.

Los minutos finales discurrieron con los dos equipos fijos en sus papeles; esto es el Costa de Almería defendiendo el resultado y el Tartessos de Huelva buscando con ahínco un nuevo ensayo que les permitiese dar la vuelta al resultado. Sin embargo, los linces no lograban romper la barrera visitante y el tiempo, cada vez más escaso, iba acercando el título al equipo oriental.

Siempre se ha dicho que el conjunto onubense se caracteriza por agotar hasta la última bala y en esta ocasión y cuando todo parecía presagiar que este no iba a ser un día para el recuerdo, la presión tartéssica propició un golpe de castigo en el 80’  a su favor que José “penacho” no falló en un derechazo centrado a palos desde casi la mitad del campo para que así la épica se consumase y el Tartessos de Huelva se llevara la victoria en el último suspiro. Una victoria que el Emilio Martín supo reconocer con una enorme ovación al nuevo campeón de liga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.