Si algo puede salir mal, saldrá mal. Aunque era una posibilidad mayúscula, hoy  las pruebas diagnósticas a las que se ha sometido Víctor Morillo, han confirmado el pero de los pronósticos. El jugador se perderá la temporada por una lesión de rodilla y en un gesto que le honra, ha cedido su licencia para que el club pueda inscribir a otro futbolista en su lugar.

Ante este gesto, la entidad albiazul le ha renovado automáticamente una temporada más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.