Era un hombre feliz. Abel Gómez se mostraba satisfecho pero muy cauto con el rendimiento del equipo y un nuevo triunfo que dejan un mes de Noviembre para enmarcar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *